La conquista del espacio

El hombre siempre ha intentado dejar una marca visual en el espacio; ya sea poniendo una bandera en la cima de una montaña o tallando dos nombres dentro de un corazón en la corteza de un árbol, siempre hemos intentado dejar una prueba que diga “estuve aquí”. Yo, por ejemplo, en mi infancia tuve una pequeña fijación con escribir mi nombre en todas partes: las tablas de mi cama, la pared detrás del escritorio o cualquier papel que pasara por mis manos. Pero existen límites; no se pueden dejar marcas en cualquier parte. Las tablas de mi cama y las paredes de mi casa son una cosa… la pared de un edificio es otra. Aun así, como suele suceder, las restricciones a la libre expresión siempre serán vistas como una invitación por un segmento de la población: los artistas.

Los artistas hacen parte de la sociedad, no? Y la sociedad es una construcción de límites que busca el orden en un esfuerzo de desafiar la entropía de la existencia. Pero así esperemos que los artistas  sigan las reglas como cualquier otra persona, la licencia que le concedemos a la creatividad consiste, en últimas, en darles a los artistas un permiso tácito para que estiren, desafíen y, si es el caso, rompan la acumulación de límites impuestos.

Para algunas personas traspasar una propiedad privada y pintarla puede parecer desconsiderado y por eso dicen “uy, eso es vandalismo”, pero, como dijo Banksy, los 30 cm² de nuestros cerebros son traspasados a diario por los equipos de marketing que llenan nuestras ciudades de publicidad y vallas. La verdad es que con cada pieza de street art, los artistas están reclamando una parte de la ciudad que ha sido vendida a los publicistas. Seré honesta, ¿qué es más probable que me quede mirando? ¿Una valla de Sensodine o un grafiti hecho en un lugar inesperado? El grafiti es la respuesta. Es más, el grafiti es la respuesta que dan los artistas ante un mercado sin regulaciones que está obteniendo el tipo de arte que se merece.

El tabú que el arte urbano viola es la dimensión psicológica del espacio. Cuando un artista expone en una galería puede estar seguro de que la mayoría de las personas que van a ver sus obras lo hacen por decisión propia. Con los artistas urbanos no pasa esto; crean sus obras para que sean vistas por una audiencia que nos sospecha que las va a presenciar ni que las ve por determinación. Es allí donde radica el más complicado aspecto del arte urbano: en que es, de cierta forma, una imposición que los artistas están haciendo públicamente. Lo que podemos presenciar los espectadores de este tipo de arte es la interacción entre el ambiente urbano y el artista que ve la ciudad como un lienzo gigante.

Estos artistas entregan su trabajo gratis, saltándose las presiones del comercio que gobierna tanto los museos como las galerías. Trabajando al aire libre tienen sólo algunos minutos para crear cada pieza. Lo que más me cautiva de esta forma de arte es la idea de que hay algo que necesita ser expresado con tanta urgencia y espontaneidad que el autor se siente obligado a alterar el aspecto de una propiedad.  Estas efímeras obras que nos dejan pueden durar horas y a veces días, cambiando constantemente con el clima, alteradas por otro artista o tapadas por el enojado dueño de un edificio.

Me pregunto, entonces, de qué viven los grafiteros. La ley en Colombia dice que cada producción hecha por un ser humano tiene derechos de autor. Es decir, si alguien quiere tener una pieza de street art en un afiche o en una camiseta, el artista debería recibir pago por el uso de su obra. Sin embargo, creo que he notado algo en estos artistas y es que, más que en el dinero, están interesados en el reconocimiento de su obra y en que sepan que ellos fueron sus creadores. Por esta razón es que desde los principios de esta corriente artística, los artistas siempre han dejado firmas grandes o han buscado crear una identidad visual con sus obras. Realmente no les afecta que después de un día de hecha su obra otro artista la tape con una nueva. En su mentalidad, las imágenes y las ideas están ahí para ser tomadas, manipuladas y transferidas libremente.

Con la rápida extensión de los medios digitales y la facilidad de adquisición de una cámara digital, lo que está sucediendo es que los artistas urbanos se estén dando a conocer más allá de los límites de su ciudad. El hecho de que una pieza ahora pueda ser documentada y compartida con personas en todo el mundo anima a otros artistas a mejorar sus intervenciones en el espacio, a hacerlas cada vez más grandes y en espacios más significativos. Los medios digitales, además de ser una ventana para que los artistas se den a conocer, son una herramienta usada para crear una comunidad: cuando un artista necesita ir a un país nuevo puede fácilmente preguntarle a sus contactos de Facebook o Flickr si pueden recibirlo.

El arte evoluciona y cada cierto periodo surge una nueva vanguardia, una nueva forma de expresión artística; esta evolución cultural tiene una relación estrechísima con la evolución económica, social, científica, política y tecnológica. Estamos, entonces, ante una forma de arte y de expresión que habla sobre quiénes somos como sociedad. La palabra ‘grafiti’ significa ‘rasguños’ en italiano; somos, pues, una sociedad que se expresa ya no con suaves pinceladas sobre un lienzo que buscan ser vendidas en galerías sino con rasguños sobre las paredes que conforman el espacio público que habitamos.

——

(Algunas de las ideas que escribí acá fueron tomadas -o robadas, depende de cómo se mire- de un libro de Taschen llamado Trespass: A History of Uncomissioned Urban Art. Puede comprar el libro aquí y si no lo puede comprar puede entonces hojearlo. Vale la pena, es buenísimo) 

Advertisements

3 thoughts on “La conquista del espacio

  1. navegando la marea me trajo hasta tu articulo y me encanto (particularmente disfruto de la compañía de una repele hombres) 😀

  2. Tremendo este articulo tuyo, yo hago parte de la cultura Hip Hop de la cual el graffiti forma parte,
    y como integrante de la cultura debo felicitarte y homenajearte por tu gran trabajo, en verdad que le das vida y una perspectiva maravillosa a el arte de ser un graffitero, gracias por tan buenas palabras hacia este pilar de la cultura Hip Hop.

    saludos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s