Eficiencia

El miércoles antes de semana santa fui a Tesorería de la universidad a pedir un certificado para la declaración de renta que mi mamá llevaba más o menos un mes pidiéndome. Cuando pregunté si podían entregármelo el viernes (dos días después) me dijeron que no, que sólo se podía hasta el lunes después de semana santa. Dije “bueno”.

Me fui en semana santa.

Volví.

La semana pasada (la siguiente a semana santa) estuve muy ocupada y no pude pasar por el papel. Hoy (segunda semana después de semana santa) fui a Tesorería a recogerlo. Cuando llegué la secretaria con una risita nerviosa me dijo que por alguna razón no habían escrito bien mis datos y, aunque salía en la lista de solicitudes, no tenían mi certificado.

Supongo que la vieja vio mi cara de mal genio (sólo podía pensar en mi mamá diciéndome que la irresponsabilidad y que siempre dejando todo para última hora y que yo siempre hago lo mismo) y me preguntó “¿lo necesitas urgente?”, le respondí que sí y me dijo “espérate un momento”.

Cinco minutos después (ojo: CINCO) me entregó con una sonrisa el certificado recién impreso y con el sello de la universidad.

Eeeeeeesa es la eficiencia que nos caracteriza, jueputa. Sólo cuando la gente se ve colgada y se da cuenta que la cagó es capaz de hacer las cosas como deberían haber sido hechas desde el principio.

Advertisements

One thought on “Eficiencia

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s