El Padrino II

Nunca les he preguntado a mis papás por qué esperaron casi cinco años para bautizarme. A mi hermana mayor la bautizaron al mes de nacida y a mi hermana menor la bautizaron conmigo; o sea que mis papás consideraron que mi nacimiento no era algo digno de bautizo y me embutieron en el de mi hermana menor.

Pero eso no es lo que me tiene traumatizada.

Resulta que mis papás tenían bien definidos quiénes iban a ser mis padrinos: la mejor amiga de toda la vida de mi mamá y un muy buen amigo de mi papá. La idea era que mi madrina me diera mucho amor y mi padrino me diera muchos regalos. Todo estaba planeado, los dos dijeron que sí, que con gusto serían mis padrinos a pesar de mi poca masa corporal y mi excesivo tamaño craneal (hasta los 15 años fui la flaca cabezona).

Llegó el día. Mi hermana y yo estábamos vestidas de blanco, el sacerdote estaba preparado para mojarnos las cabezas y todos estaban presentes. ¿Madrina de mi hermana? Check. ¿Padrino de mi hermana? Check. ¿Mi madrina? Check. ¿Mi padrino?… ¿Mi padrino?… No llegaba.

Decidieron esperarlo media, una, dos horas y nunca llegó. En esa época no había celulares entonces el señor tampoco podía avisar por qué no iba a llegar. Me imagino que el sacerdote miraba con cara de “¿y entonces?”, mi papá sólo decía “vida hijueputa” y el sacerdote hacía esa cosa que es formar una cruz en su cuerpo. Pero que Gustavo (mi esperado padrino) no llegara no era motivo suficiente para parar la ceremonia. Entonces, no sé quién en su infinita sabiduría sugirió que, a falta de Gustavo, mi padrino podría ser otro Gustavo, el esposo de mi madrina.

Y fue así como Gustavo II, el esposo de mi madrina, fue mi padrino. Listo. Me bautizaron, tuve padrinos y después de un año nos mudamos. Cambiamos de ciudad y mis padrinos se quedaron en Bucaramanga. Esto quiere decir que casi nunca los veía, pero en las raras ocasiones en que sí, sólo veía a mi madrina.

Así pasé toda mi vida, viendo a mi padrino por ahí una vez cada cinco años. Y pasó el tiempo y pasó más tiempo y cumplí dieciocho años. Esa navidad viajé, como siempre, con mis papás a Bucaramanga. Estábamos comprando regalos y de repente nos encontramos con mi madrina y con Gustavo II! Me emocioné porque habían pasado muchos años desde que lo había visto; noté que había envejecido pero que su bigote seguía del mismo tamaño. Mis padrinos y mis papás se abrazaron, se rieron y luego llegó el turno de saludarme a mí. Mi madrina me dio un abrazo y mi papá le dijo a Gustavo II “bueno, salude a su ahijada”, a lo que Gustavo II respondió “jaja, ella no es ahijada mía, es sólo ahijada de mi esposa”, entonces mi papá respondió “claro que sí es! jajaja los dos son los padrinos, ¿no se acuerda?” y Gustavo II terminó la conversación con “no, yo no soy el padrino”.

De ahí en adelante lo que haya pasado, como se hayan despedido y las cosas que se hayan dicho son algo borrosas para mí. Mi cara de desconcierto no debió ser muy agradable porque mis papás decidieron cambiar de tema rápidamente para evitar mi incomodidad. Al siguiente día decidí hablar con ellos del tema y se cagaron de la risa. Todos. Mis papás, hermanas, tías, tíos, primos… todos. Ahora es una historia divertida familiar: “de cómo el padrino de Juliana no quiso reconocerla”. Qué divertido.

¡Pues no! Me niego a no tener padrino. ¿A mi hermana menor sí le hicieron el favor de ponerle como padrino a mi tío favorito y a mí me pusieron a un idiota sin memoria? Ni mierda.

Abro, así, la convocatoria a padrino de Juliana. El que quiera puede serlo, la única condición que pongo es que no se llame Gustavo.

Advertisements

One thought on “El Padrino II

  1. Si quieres puedes hacer el siguiente ejercicio:
    De un buen escritor se desprenden 2 caracteristicas!
    La primera tiene que ver con el poder conocer su interior, sus emociones y sus anhelos, de acuerdo a lo que escribe. La segunda, la cual se gana con el tiempo y el metodo tiene que ver con poder elaborar escritos donde tu no seas una protagonista de tus historias y nisiquiera puedas ser influencia de tus personajes!

    EL ejercicio es que construyas un personaje!
    El mio se llama El Fausto, apenas esta en panales!
    Abrazos! estoy gratamente sorprendido.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s