La edad

Decirme “lo importante es que te sientas joven por dentro” cuando digo “le tengo pánico a envejecer” no me consuela. ¿De qué me va a servir sentirme joven e inmadura si por fuera estaré arrugada y decrépita?

Mi problema con envejecer —la razón por la que cuando pienso en eso se me acorta la respiración— no es el mismo problema que la gente tiene con las etapas de la vida. Sé que envejecer significa también, en orden: nacer, jugar, ir al colegio, ir a la universidad, graduarse, trabajar, ¿casarse?, ¿tener hijos?, descansar, morir. La vaina es que yo no tengo problema con ese ciclo; pensar en casarme no me da miedo, pensar en tener hijos tampoco. Madurar y convertirme en una adulta responsable no me preocupa: eso es el envejecimiento de la mente y con ese no tengo ningún problema.

El maldito problema es el envejecimiento del cuerpo. Es decir, si pudiera pasar por esas etapas de la vida con un cuerpo y una cara jóvenes, sería feliz. No quiero que me salgan arrugas, no quiero tener que hacer cada vez más ejercicio para tener un cuerpo medio decente, no quiero tener que decorar mi baño con 15 cremas anti-todo, no quiero encontrar canas en mi pelo, no quiero empezar a ver pecas en mis manos, no quiero —bajo ninguna circunstancia— que en algún momento de mi vida me den ganas de echarme botox en la jeta y mucho menos quiero ser una de esas señoras con cara de cucha y ropa de quinceañera, no quiero tener Alzheimer ni que me ayuden a ir al baño y, finalmente, no quiero morir. Jamás.

Advertisements

7 thoughts on “La edad

  1. Hace muchos tiempo, cuando tenía 7 o quizás 8 años vi a un grupo de soldados y me puse a pensar que algún día yo iba a cumplir 18 años y tendría que ir a prestar servicio militar. Darme cuenta de eso fue tan desconcertante que me senté en la sala a llorar. Hoy tengo 31 años y siento que he aprendido a vivir como un adulto casi sin darme cuenta, aunque aún me cuesta.

    Pagar facturas, ser el responsable de resolver los problemas en la casa o engordar, son cosas que llegan como asesinos descalzos. Pasar por discotecas o parques y recordar que hace tan sólo pocos años era uno el que estaba por allí vagabundeando, es en cierto modo deprimente.

    No me imagino cómo será mi vida en unos cuantos años. Hoy lucho por no engordar, me acuesto temprano y ya dos cervezas son más que suficientes.

    Envejecer es inevitable. Siempre he pensado que cuando me sienta estorboso y decrépito, cuando vea que me rechazan de la misma manera en que yo rechazo hoy a mi abuelo cuando quiere iniciar una conversación, alquilaré una finca y me iré allí a pasar los últimos años, ojalá bebiendo, ojalá leyendo, ojalá con mujeres, si es que soy capaz con alguna de esas tres cosas.

    De todos modos anhelo una vejez digna y de no ocurrir, sin duda, me suicidaría.

    1. Eso puede ser un post aparte para tu blog.
      A mí, a diferencia de a ti, no me molesta ver cómo he cambiado. No me molesta pensar en mi niñez ni en mi adolescencia con nostalgia. Tampoco me traumatizaré el día en que sólo pueda tomarme dos tragos antes de quedarme dormida o cuando mis planes sean armar rompecabezas en las noches.
      Sólo me traumatiza envejecer: arrugarme, que me salgan canas, que la piel se ponga fea, que los miembros se contraigan. Eso.

  2. Si la preocupación es genuina y va más allá de la vanidad, la cual no es tan importante pues cuando estés arrugada vas a tener quien ame tus arrugas…y quien juegue con ellas, solo deja de comer esas Big Mac con Coke que te gustan y dale mas oportunidad a la agricultura… finalmente eso no lo va impedir, pero si lo va retrasar.

  3. dímelo a mi q ya voy encontrando 2 canas en mi cabecita… 2 CANAS!!!!!! no se cuantos años tendrás, te diré q yo tengo 25 y 2 canas para mi son DOLOR xq yo no he sido de las personas que tienen canas porque sí, lo mío es vejez… Tengo tu mismo temor a envejecer, pero es a esa vejez fea, esa vejez q muestra sufrimiento, stress, mal humor, yo quiero ser de la viejitas que tienen la cara de dulzura, las que te dan ganas de apapachar, las que tienen el cabello blanco con vida, creo que por eso me río mucho y me cuido el cabello, cara y cuerpo con tanto esmero. Creo q en algún nivel del subconsciente tenemos miedo de ver pasar el tiempo y darnos cuenta que cada vez tenemos menos tiempo para hacer realidad nuestros sueños

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s